“Apropiarse del espacio es el primer gesto de los seres vivos, de los hombres y de las bestias, de las plantas y de las nubes, una manifestación fundamental desequilibrio y de vida. La primera prueba de la existencia consiste en habitar el espacio.”

Le Corbusier

 

El espacio como poder

 

Entendiendo el espacio como un hecho físico  de carga simbólica, de vivencias, de situaciones de conductas, de sociedades y de estados de ánimo, trasmutado a un hecho físico tangible como el material y su poder de representación.

 

Ese espacio materico que se construye, deconstruye y reconstruye, que se compone de fragmentos y acumulaciones, explorando diversos valores y manifestaciones culturales vinculadas con procesos sociales, que se traducen en múltiples visiones, que van desde lo perceptivo, lo significativo y lo configurativo.

Así, lo matérico del espacio se traduce en diversos lenguajes que varían según la situación y su tiempo, entendiendo el proceso como elemento fundamental en la conceptualización y construcción del producto final llamado obra de arte.

 

Esta materialización del espacio es de gran interés por ser una manifestación de dinámicas sociales, que más allá de un hecho estético traduce comportamientos y situaciones que hablan de realidades vividas en primera persona, desde la idea del espacio venezolano y latinoamericano hasta mis propias influencias como hija de inmigrantes o vivencias del habitar otras latitudes.

 

Ser espacio, hacer espacio, percibir espacio.


Explorar el espacio como soporte de producción artística permite indagar las complejidades del hombre desde una aproximación antropomórfica, vinculando conocimientos que van desde la ubicación del individuo en el lugar, su recorrido, su percepción, el intercambio entre varios individuos, hasta el propio espacio físico que acoge todos estos actos.

Se puede analizar todo aquello que implique movimiento de un cuerpo en el espacio, desde las artes puras, la arquitectura, la danza, el teatro, el cine o la fotografía, todo aquello que permita una percepción espacial, siendo este espacio un medio y un canal de trabajo, indagando en la comprensión de las dinámicas individuales de cada lugar.

Observar el espacio como dimensión, extensión, materialidad, realidad, configuración, estructura, inducción, conjunto o fragmento todo tiene cabida en el espacio.

El espacio no solo entendido como medio físico transformable, como un proceso continuo vinculándose al recorrido, al significado de ese recorrido, a su uso y desuso, a la escala, al material y a las circunstancias.

 

El espacio  desde la histórica, como un proceso de cambio continuo, a su uso y su desuso, a la escala, al material y a las circunstancias.

El recorrer como espacio, el habitar como espacio, lo social como espacio, la construcción estética del espacio, la percepción, la transformación, la reconstrucción, la deconstrucción, el espacio intangible, el individual, el colectivo … el que consideres … la materia como espacio,

 

"El espacio no es un sistema de relaciones entre las cosas, sino la delimitación realizada desde el exterior, del volumen ocupado por un objeto. El espacio es el espacio hueco limitado por una envoltura que le rodea y el el cual dicho objeto cabe perfectamente (...) Como tal espacio hueco, es necesariamente finito (...) Más allá la palabra pierde su sentido"  Friedrich Bollonow. El Hombre y espacio. Barcelona, Edit. Labor 1969

 

© 2025 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS MARIA FABIANA ZAPATA GONNELLA. 

 web oficial del artista plástico venezolana Maria Fabiana Zapata, todo el material gráfico e intelectual contenido en este sitio web es propiedad del artista y su uso debe ser autorizado.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now